El Roscón de Reyes

El roscón de reyes (denominado también rosca de Reyes en Hispanoamérica), es un clásico del día de reyes, que se suele tomar con chocolate caliente. Un dulce que nos avecina que los Reyes Magos están a punto de llegar cargados con los deseos y peticiones de ese año.

Pero cada año se reinventan los sabores y los aderezos. Lo podemos encontrar de mazapán, relleno de chocolate, mermelada, cabello de ángel trufa, nata o crema, con naranja o limón, con frutos secos, con fruta escarchada. Pero aunque los sabores puedan ir con la imaginación de cada uno, el tradicional siempre será el mismo, una masa dulce en forma circular. En Argentina, Méjico, y Portugal también es un dulce tradicional navideño.

Este dulce parece que ya existía en la época romana. Era una representación comestible de la corona de adviento, y festejaban los días más largos del solsticio de invierno. Allá por el siglo III, ya se introducía un haba seca en el interior del roscón y el que la encontraba era nombrado rey de reyes durante un periodo de tiempo.

Aunque no es hasta el siglo XII, cuando podemos leer sobre este dulce por Julio Caro Baroja en su obra “El carnaval”, que recoge dos testimonios. El primero corresponde al Reino de Navarra, donde en 1361 se designaba Rey del Faba al niño que encontraba el haba en el roscón (como en la actualidad); el segundo testimonio corresponde a Ben Quzman, poeta andalusí, quien en su Cancionero describe una tradición similar con una torta en el año nuevo. Tradiciones ambas que se han conservado durante siglos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.